La Ingeniería Civil dentro su ejercicio profesional es un ente activo de las transformaciones económicas, sociales y ambientales de la actualidad, por lo cual, cumple un papel dentro del desarrollo sostenible.

 

En post anteriores hemos definido que es el desarrollo sostenible, sin embargo, consideramos importante recordar lo básico; este se puede definir como aquél que busca “satisfacer las necesidades de las generaciones presentes sin comprometer las posibilidades de que las del futuro puedan atender sus propias necesidades”.

 

Por lo tanto, es un concepto dinámico y multidimensional del desarrollo, en el que se establece un respaldo simultáneo (actual) y cronológico (futura). Con el fin de dar prioridad a los sectores carentes de niveles básicos de bienestar y de calidad de vida, intentando mantener el potencial productivo del medio ambiente para las próximas generaciones.

 

A continuación, procederemos a exponer brevemente la relación actual que se mantiene entre la ingeniería civil y el desarrollo sostenible.

 

En primer lugar, está claro que cualquier actuación de la ingeniería civil produce un impacto ambiental directo y con carácter permanente, al igual que sucede con muchas otras actividades del sector primario o industriales; también, debe quedar claro que dicho impacto ambiental que se genera ante cualquier obra pública es sólo un aspecto, tanto en relación con el medio ambiente como con las razones que han justificado dicha obra, ya que el trabajo profesional de la ingeniería civil puede contribuir positivamente a la resolución de gran parte de los problemas de la construcción de infraestructuras; es decir, puede crear sostenibilidad y producir un efecto incitado en otras actividades, para crear una acción.

 

Se trata de motivos de carácter social, económico y ambiental los que dan constancia de la inmensa mayoría de los proyectos y obras realizadas por la ingeniería civil; es decir, los proyectos y obras se justifican en razón de su sostenibilidad.

Por lo tanto, el hecho de tener capacidad de decisión en temas geográficos, de transportes y equipamientos genera una intervención de una forma directa en la vida social y económica de las personas. Por ello, la ingeniería civil tiene una importante atribución en la sostenibilidad, al contribuir de una forma clara a la calidad de vida de las personas.

 

En base a lo mencionada anteriormente, vemos que no existe un sector con mayor potencial de contribución a la sostenibilidad que la ingeniería civil; debido a que, esta aprovecha aproximadamente la mitad de los recursos que las personas consumen del medio ambiente, se considera que el 25 % de los residuos son residuos de construcción y demolición y más del 70 % de la energía mundial se mueve alrededor de este sector, lo que lo convierte en uno de los sectores con más influencia en el cambio climático. Por lo tanto, el abastecimiento y saneamiento de las aguas, la gestión de residuos, un sistema de infraestructuras fiable, seguro y en buen estado, cubren necesidades de la sociedad vitales para el camino hacia el desarrollo sostenible, sin embargo, estos proyectos deben ser realizados con criterios de construcción  sostenible porque los impactos que causan sobre el entorno social, ambiental y económico son excesivamente grandes.

 

Consideramos algunos criterios que debe tomar en cuenta la ingeniería civil para continuar con el progreso del desarrollo sostenible; es necesario pensar en todo el tiempo que se empleara, en el alcance global y permanente que tiene la construcción, aunque se trate de un proyecto de ámbito local; también, es preciso tener en cuenta todas las posibles interacciones sobre el entorno próximo y lejano, tratando de promover simultáneamente la sostenibilidad local y global. Para ello es inevitable llevar a cabo un análisis amplio de todo el contexto, debido a que, cualquier decisión puede tener consecuencias distintas según dónde sean empleados; asimismo, la acción simultánea de varios proyectos puede producir una incidencia ambiental no válida.

 

Es pertinente calcular siempre el tiempo que será utilizado, buscando el máximo nivel de decisión durante la primera fase para así contemplar alternativas que contengan mayor valor añadido ambiental. También, se deben estudiar a profundidad las interrelaciones e interconexiones que se establecen entre los distintos factores que intervienen en un proyecto; no sólo las inmediatas y claras, sino las menos visibles o lejanas.

 

La sostenibilidad puede ser aparentemente más cara; pero se trata de una inversión para el futuro, por lo que se debe trabajar con la idea de límites, enfoque de ahorro, tanto en términos de economía y de recursos, para ellos es pertinente diseñar siempre procesos con el mínimo gasto posible de recursos naturales (agua, energía, combustibles, materia-les), sobre todo si son escasos o se pueden agotar aunque sea a largo plazo, o hay que transportarlos desde lejos; y con un balance energético global mínimo.

 

La ingeniería civil debe promover el incremento de la diversidad del territorio, por medio de su complejidad y así lograr favorecer su capacidad de adaptación. Se debe llevar a cabo por medio de la potenciación de los usos diversificados del suelo, estableciendo zonificaciones que minimicen las necesidades de transporte. También, es oportuno que intervenga en el establecimiento de las políticas urbanas en las que se favorezca un urbanismo con niveles de equipamientos de calidad, que contenga uso racional y sostenible de los límites costeros y fluviales, esto por medio de:

 

  • Gestión del agua: depuración al máximo nivel, exigencia en la calidad, favoreciendo las prácticas de bajo consumo.

 

  • Energía: mejora de la eficiencia energética por elección entre diferentes alternativas, buscando las fuentes de energía más limpias (hidráulica, solar, eólica, etc.).

 

  • Transporte: elegir los modios de transportes menos contaminantes y de menor consumo energético.

 

  • Tecnología: afinar en la elección tecnológica, es decir, tratar de que la tecnología disponible sea la «tecnología más sostenible», para ello es necesario que se promueva el uso de materiales locales, técnicas tradicionales, tecnologías autóctonas, y que exijan el mínimo transporte.

 

  • Zonas urbanas: en las actuaciones en zonas urbanas, promover ciudades autosuficientes en servicios, equipamientos, energía, y con la máxima riqueza de contenidos en su territorio.

 

Para el futuro creemos que la ingeniería civil con el fin de promover el desarrollo sostenible debe intervenir en la planificación estratégica ambiental, estableciendo metodologías de trabajo interdisciplinares, tanto en estrategias como en planes y programas relacionados con infraestructuras, ordenación territorial y equipamientos. Además, deben incluir los sistemas de gestión ambiental en la actuación de los ingenieros de caminos en los distintos sectores en los que intervienen.

 

Categorías: Sustentabilidad

Ing. Omar Lazos

Ingeniero Civil de Profecion, Maestria en Vias Terrestres, Empresario , Couch empresarial. experto en marketing digital y tranformacion digital.

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *