¿Por que una planta de tratamiento de agua se convierte en un eje primordial de la sustentabilidad?

Como hemos mencionado en post anteriores el desarrollo sustentable se apoya en la apropiada administración de los recursos humanos, materiales y económicos, en particular de los recursos naturales, este se define como el desarrollo que satisface las necesidades de la generación presente, sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones para satisfacer sus propias necesidades.

 

Este concepto es particularmente cierto cuando se trata de los recursos hídricos, debido a que el agua es un recurso indispensable para la vida, la escasez de este recurso es constantemente motivo de problemas y de conflictos tanto sociales como económicos; por lo tanto, se considera que uno de los elementos esenciales del desarrollo sustentable es el recurso hídrico. Esta sustentabilidad parte del principio de cubrir la demanda del recurso para los diversos usos con la oferta existente, sin llegar a la sobre-explotación de las fuentes o utilizar el gasto ecológico de los cauces. Sin embargo, es necesario considerar no solamente el aspecto de la cantidad sino igualmente y tal vez más importante, la calidad del recurso, así como la relación con salud y biodiversidad. La disponibilidad de agua, será igualmente determinante para la actividad económica del país o región si se cuenta o no con el recurso hídrico en ella.

 

Sabemos que es importante heredar a las generaciones futuras, una sociedad con oportunidades iguales o mejores a las actuales; la optimización en la administración del recurso es de suma importancia para lograr los objetivos planteados sobre el desarrollo del milenio. Además, la correcta distribución y uso del recurso hídrico debe considerarse dentro del marco participativo que se contemplan para los tres pilares del desarrollo sustentable que son el social, económico y medioambiental.

 

En este mismo orden de ideas, cabe mencionar que si bien la conciencia de la necesidad de un desarrollo sustentable ha contribuido a una mayor consciencia de la importancia del medio ambiente, la escasez del agua en el mundo, ha sido constantemente motivo de problemas y de conflictos tanto sociales como económicos.

Con el fin de disminuir o eliminar este tipo de inconvenientes, ha surgido el tratamiento de aguas, este de define como el conjunto de operaciones unitarias de tipo físico, químico o biológico cuya finalidad es la eliminación o reducción de la contaminación o las características no deseables de las aguas, bien sean naturales, de abastecimiento, de proceso o residuales.

 

Estas operaciones tienen como fin obtener aguas con las características adecuadas para el uso que se les vaya a dar, por lo que la combinación y naturaleza exacta de los procesos varía en función tanto de las propiedades de las aguas de partida como de su destino final.

 

Los tipos de plantas de tratamientos de agua son:

 

Plantas Potabilizadoras

Se denomina estación de tratamiento de agua potable (ETAP) al conjunto de estructuras en las que se trata el agua para que se vuelva apta para el consumo humano. Actualmente existen diversas tecnologías para potabilizar el agua, pero todas deben cumplir los mismos principios:

 

  • Combinación de barreras múltiples (diferentes etapas del proceso de potabilización) para alcanzar bajas condiciones de riesgo
  • Tratamiento integrado para producir el efecto esperado
  • Tratamiento por objetivo (cada etapa del tratamiento tiene una meta específica relacionada con algún tipo de contaminante).

 

Si no se cuenta con un volumen de almacenamiento de agua potabilizada, la capacidad de la planta debe ser mayor que la demanda máxima diaria en el periodo de diseño. Además, una planta de tratamiento debe operar continuamente, aún con alguno de sus componentes en mantenimiento; por eso es necesario como mínimo dos unidades para cada proceso de la planta.

 

Tratamientos de aguas residuales

Las aguas residuales pueden provenir de actividades industriales o agrícolas y del uso doméstico. Los tratamientos de aguas industriales son muy variados y pueden incluir precipitación, neutralización, oxidación química y biológica, reducción, filtración, ósmosis, etc.

 

En el caso de agua urbana, los tratamientos suelen incluir la siguiente secuencia:

  • Pretratamiento
  • Tratamiento primario
  • Tratamiento secundario

 

Las depuradoras de aguas domésticas o urbanas se denominan EDAR (Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales), y su núcleo es el tratamiento biológico o secundario, ya que el agua residual urbana es fundamentalmente de carácter orgánico.

 

    Tipos de tratamientos de aguas residuales:

  • Pretratamiento: Busca acondicionar el agua residual para facilitar los tratamientos propiamente dichos y preservar la instalación de erosiones y taponamientos. Incluye equipos tales como rejas, tamices, desarenadores y desengrasadores.
  • Tratamiento primario o tratamiento físico-químico: busca reducir la materia suspendida por medio de la precipitación o sedimentación, con o sin reactivos, o por medio de diversos tipos de oxidación química.
  • Tratamiento secundario o tratamiento biológico: se emplea de forma masiva para eliminar la contaminación orgánica disuelta, la cual es costosa de eliminar por tratamientos físico-químicos, suele aplicarse tras los anteriores. Este tipo de tratamiento consiste en la oxidación aerobia de la materia orgánica o su eliminación anaerobia en digestores cerrados; ambos sistemas producen fangos en mayor o menor medida que, a su vez, deben ser tratados para su reducción, acondicionamiento y destino final.
  • Tratamiento terciario, de carácter físico-químico o biológico: desde el punto de vista conceptual no aplica técnicas diferentes que los tratamientos primarios o secundarios, sino que utiliza técnicas de ambos tipos destinadas a pulir o afinar el vertido final, mejorando alguna de sus características. Si se emplea intensivamente pueden lograr hacer el agua de nuevo apta para el abastecimiento de necesidades agrícolas, industriales, e incluso para potabilización (reciclaje de efluentes).

 

Plantas desaladoras

Una planta desaladora capta agua salada, normalmente del mar, para procesarla hasta convertirla en apta para el consumo humano y los usos industrial y agrícola.

 

Este tipo de plantas suelen ser una construcción amplia situada cerca del mar que cuenta con varios depósitos a su alrededor. Cuanto más cerca se encuentre de la costa, menor será el esfuerzo energético que tendrá que hacer para bombear el agua.

 

Esta tecnología, aunque discutida desde algunos ámbitos, constituye un medio para conseguir recursos hídricos de calidad en zonas afectadas por la escasez de agua.

Conclusión

En conclusión, estas plantas de tratamiento de agua han sido creadas con el fin de que la administración y uso del recurso hídrico sea sustentable, y así poder brindar mejoras al medio ambiente.

 

Categorías: Sustentabilidad

Ing. Omar Lazos

Ingeniero Civil de Profecion, Maestria en Vias Terrestres, Empresario , Couch empresarial. experto en marketing digital y tranformacion digital.

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *